Embarazo a los 6 meses. Descansa lo más que puedas

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Embarazo a los 6 meses. Descansa lo más que puedas

duiminedoAunque tú necesitas dormir, tu barriga no lo entiende. Intenta conciliar el sueño implementando estas técnicas.

Seguramente ya sabías que noches sin dormir eran parte del trato cuando decidiste quedar embarazda, pero seguro que no lo anticipabas antes de que naciera tu bebé.Entre la barriga, las pataditas nocturnas y todas las corridas al baño, es casi un milagro que las mujeres embarazadas concilien el sueño. También pueden interferir las hormonas fluctuantes con tu ritmo natural de sueño. De hecho: “Son estas hormonas la razón por la cual les cuesta más a las mujeres dormir que a los hombres”, dice Carol Ash, M.D.,   interna en Jamesburg, Nueva Jersey. Afortunadamente, no tienes que atravesar los últimos meses de tu embarazo totalmente exhausta. Toda la ayuda que necesitas la puedes encontrar aquí.

El problema: Tu barriga no te permite descansar

Te la pasas dando vueltas en la cama. ¿Te suena familiar?

Tu barriga sobredimensionada puede causar que no encuentres la posición más adecuada para dormir, especialmente si estás cerca del día del parto. Dormir sobre tu costado izquierdo es mejor porque aumenta  la cantidad de sangre y nutrientes que le llegarán al bebé. “En el trercer trimestre, ya no podrás dormir sobre tu espalda”, dice Shelby Freedman harris, Psy. D., psicóloga  y directora  del programa de medicina para el comportamiento del sueño en Montefiore Sleep-Wake Disorders Center, en Nueva York. El peso de tu bebé puede comprimir la vena cava, que es la que transporta la sangre a tu corazón.

La solución: “Ayuda si intentas varias posiciones”, dice Harris. Si te despiertas y encuentras que revertiste a la posición sobre tu espalda, intenta una nueva. ” Yo probé dormir de costado pero mis brazos se me dormían”, recuerda Jennifer Johnson , de Olathe, Kansas. El sofá tampoco le resultaba cómodo. Finalmente su esposo llevó el reclinador al dormitorio. Johnson se reclinaba para atrás con los pies un poco elevados y sus manos y brazos elevados también con almohadas. “Por fin pude dormir toda la noche”, agrega. ( Y tuvo un bono: esta posición le alivió la acidez).

¿No tienes un reclinador? ¿Tu esposo no quiere mover los muebles?Acuéstate de costado y ponte una almohada entre tus piernas.  Te las alineará, al igual que la columna vertebral, potencialmente quitando la presión que sientes sobre ella, que molesta a más de una mamá expectante. O Compra una de esas almohadas para todo tu cuerpo y duerme abrazada a ella.Te dará el soporte que necesita tu barriga y reducirá el dolor muscular que sientes.

Problema: Ya no te queda mucho espacio adentro de la panza

Cuánto más grande se ponga tu bebé, menos lugar tendrán tus órganos vitales, como por ejemplo, la vejiga y los pulmones, lo que derivará en que visites más veces el baño de noche y que te cueste respirar.

Solución: ” Quieres mantenerte hidratada pero evita tomar líquidos tres horas antes de acostarte”, dice el doctor Ash. Si sales disparada de noche hacia el baño, pon una luceita en el pasillo.Investigadores demostraron que estar expuestos a unos segundos de luz aunque sea  por un pocos minutos esta le señala al cerebro de ponerse en alerta y te mantendrá despierta haciendolo meas difícil para que te vuelvas a dormir. Si sientes que no puedes respirar mientras duermes, pon almohadas a la altura de tu espalda para que se alivvie la presión que sientes en tus pulmones.

Problema: Muchas cosas te están sucediendo a la vez.

La incomoddad física no es lo único que está sucediendo. Un cambio gigante está por suceder en tu vida y tu cerebro parece una larga lista de cosas que te faltan por hacer.

La solución: Cuántas más cosas hagas, más control y calma sentirás, por lo que es importante que empieces a nutrir ese instinto de ‘nesting’. Estáte al tanto de todo lo que tienes que hacer, delega todo lo que puedas y cumple con algunas de esas cosas por día.

Problemas gastrointestinales

Durante el segundo trimestre, aunque ya no tengas náuseas matutinas, el reflujo ácido (y la sensación resultante de ardor) te afectará mucho. El bebé en crecimiento presiona contra tu estómago, forzando que el ácido suba por tu garganta. Mientras tanto, las hormonas aflojan los músculos entre el estómago y el esófago, permitiendo que el ácido pase.

La solución: Evita comidas grandes antes de acostarte para darle suficiente tiempo a tu cuerpo a digerirla y así prevendrás que no tengas acidez. Mastica muchas veces la comida y disfrútala. A algunas mujeres les afecta comer comida picante. En vez de comer tres comidas grandes, divídelas en seis  más pequeñas a través del día. Cena cuatro horas antes de que te acuestes y come una merienda 60 minutos antes de dormir. Las  comidas ricas en proteínas como los lácteos, las nueces ,manteca y huevos contienen triptofan, que te hace sentir sueño. Si lo combinas con un carbohidrato, eso ayudará para llevar la proteína a tu cerebro y te llenará lo suficiente para que no sientas hambre a las dos de la mañana. Algunas buenas combinaciones: galletitas de granos enteros con queso de grasa reducida, una barra de granola con un vaso de leche descremada o una tostada de granos enteros con manteca de maní.

 

Texto: Kathleen M. Reilly

Foto: iStockphoto

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 
 

comentarios