¿Comerías tu placenta después del parto?

 
bytes
 
 
         
 
 
image for ¿Comerías tu placenta después del parto?

Mujer embarazadaCada vez son más las madres que optan por llevarse a casa la placenta y consumirla por sus beneficios para la salud. La práctica se llama placentofagia y hay varias recetas en Internet para prepararla y hacerla más apetecible.

En respuesta a esta tendencia, ahora hay más de 30 compañías en Estados Unidos que se dedican a preparar la placenta para el consumo. Algunas la encapsulan para poder tomarla como suplemento todos los días, pero también las preparan en comidas, como lasaña y sopa, según un informe de BBC Mundo.

Según sus defensores, ingerir la placenta ayuda a prevenir y tratar la depresión postparto, estimular la producción de leche y aumentar los niveles de energía. “La gran mayoría de madres (según algunas estimaciones, hasta el 80 por ciento) padecerá de algún tipo de trastorno del estado del ánimo después del parto. Cuando una madre sufre, afecta a toda la familia. PBi cree que la placentofagia puede ayudar a estas madres a recuperarse después del nacimiento y posiblemente evitar la depresión postparto”, dice el sitio web Placenta Benefits.info (PBi).

Aún no hay suficientes pruebas científicas para comprobar o desmentir los beneficios para la salud de comer la placenta, pero el sitio de PBi incluye algunos estudios, así como información y recursos. Pese a la falta de pruebas científicas, las anécdotas de otras mujeres, la larga tradición que tiene la placentofagia en algunas culturas (como la medicina china tradicional), y el hecho de que la mayoría de los mamíferos la practican, bastan para que muchas madres (hasta algunas famosas) decidan probarlo.

Foto: iStockphoto

 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios