Cinco miedos típicos del embarazo (a los que no deberías temerles)

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Cinco miedos típicos del embarazo (a los que no deberías temerles)

Cada embarazo es único. Desde el primer día hasta el último, hay un mundo de sensaciones y experiencias para la mamá y su bebé que son irrepetibles. Sin embargo, hay algo que sin lugar a dudas comparten todas las que están en la dulce espera: los miedos.

Las malas experiencias propias o ajenas, los cambios hormonales y la ansiedad típica del embarazo suelen disparar las preocupaciones aún más. Surgen miedos por la salud del bebé y el momento del parto, como una respuesta del instinto maternal de protección, especialmente en el primer trimestre. Y muchos otros tipos de miedos, ¡algunos que incluso jamás habrías imaginado! ¿Se pueden evitar? Algunos sí, otros no. Para muchos basta con informarse y prepararse para que pesen menos. En esta nota te contamos cinco miedos muy comunes en el embarazo y cómo hacer para que no te atrapen.

1. Subir de peso
Embarazo para muchas es sinónimo de una gran barriga, pero después de dar a luz. Ya sea porque hay más “permitidos” en esa etapa, y menos ejercicio, o porque el cuerpo de por sí necesita más energía, muchas mamás ganan peso durante los nueve meses. Mantenerte activa, llevando una vida sana y una alimentación balanceada, te ayudará a conservar la figura. En esta nota puedes ver cuánto peso deben ganar las mujeres en el embarazo. Es muy importante buscar apoyo profesional en estos casos para no privar al pequeño en camino del alimento que necesita. Puedes consultar con una nutricionista o tu médico de cabecera cuál es la mejor dieta para ti, siempre de acuerdo a tu estilo de vida y tus gustos (aunque es posible que cambien mucho en esta particular etapa).

2. La barriga está muy quieta
¡Qué lindo cuando empiezan las pataditas en la barriga! Cuando el bebé empieza a moverse es una revolución para la mamá y para toda la familia. Y días o semanas después, algunas mamás ya no quieren más quietud ya que cada vez que el bebé no se mueve, piensan que algo puede andar mal. En algunas etapas puede ser totalmente normal. Aun así, si notas una disminución en los movimientos de tu hijo, si no se mueve al menos seis veces luego de comer, acude al ginecólogo. Para darte más tranquilidad, te contamos en esta nota otras cuatro complicaciones a las que debes estar atenta.

3. ¿Y si me pasa como a mi amiga?
¿Quién no tiene una amiga que tuvo un parto para el olvido? ¿O que pasó casi nueve meses con los pies en alto super hinchados? Las experiencias ajenas ayudan, pero muchas veces también despiertan ansiedad y nerviosismo, especialmente cuando se trata de una mamá primeriza. Recuerda que la mayoría de los embarazos transcurren con normalidad, y rodéate de información de confianza y objetiva para estar segura y tranquila con las decisiones que tomes. Te damos cuatro claves para superar el miedo al parto: concéntrate en tu bebé, haz oídos sordos a los comentarios negativos, infórmate y libera el estrés con clases de yoga.

4. Dañar al bebé
Durante el embarazo, tu panza es el pequeño hogar de tu hijo, y hay una gran conexión y dependencia. Esa sensación puede inquietar mucho. No son pocas las mamás que temen comer algo que lo afecte, caerse o dañarlo sin querer. Y surgen cientos de preguntas: tomar sol o no, teñirse el pelo o no teñirse, bailar o no bailar. En primer lugar, el ginecólogo u obstetra te dirá qué debes evitar en tu dieta y qué actividades puedes hacer y cuáles no. Sigue sus indicaciones y pregunta siempre que tengas dudas. Para que estés aún más tranquila, te compartimos nuestra guía de los alimentos prohibidos en el embarazo, los que debes evitar y los permitidos.

5. El sexo en el embarazo
¿Se puede tener sexo en el embarazo? Esa es una de las grandes preguntas de las parejas. Si el embarazo no tiene complicaciones, los obstetras responderán que sí. Mira nuestra guía completa sobre el tema para saber todos los detalles: cómo puede cambiar el sexo, si es seguro, si es común que disminuya o aumente el deseo y más.

Las claves

  • Recuerda que dos claves importantes son contar con buena información y llevar hábitos saludables. Habrá muchas situaciones y cambios en tu cuerpo que no podrás controlar en el embarazo, pero muchas otras que sí. Haz lo que está en tus manos: llevar una vida sana, seguir las indicaciones del médico (como tomar vitaminas y ácido fólico), no fumar ni beber alcohol. Esas actitudes te ayudan a tener un embarazo sin sobresaltos y benefician la salud del bebé.
  • Busca información de confianza. Es posible que leer en Internet muchas experiencias y opiniones diversas de otras personas no te ayude, y por el contrario te genere estrés e inquietud. Tus médicos, que te conocen y llevan tu historial, serán tus consejeros por excelencia en esta etapa. También puedes consultar páginas de organismos, universidades e instituciones públicas y privadas especializadas en el cuidado pre-natal. Es esencial tener un embarazo lo más tranquilo posible, con apoyo y contención tanto profesional como de familiares y amigos.

¿Seré una buena madre?
Por último, esta es quizás una de las preguntas más recurrentes. Es normal que las mamás tengan el deseo de darle a su hijo lo mejor y todo lo que necesite, y que teman no poder hacerlo. Muchas embarazadas confiesan que tienen miedo, por ejemplo, de no poder amamantar o de que el bebé llore y no saber cómo ayudarlo.

Ser mamá es un oficio que se aprende en el camino, y con amor y esfuerzo podrás hacerlo sin problemas. De nuevo: infórmate y siempre busca el apoyo de aquellos que te aman. No tengas dudas de que no estarás sola en esta aventura.

Fotografía: iStock /6Ridofranz

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 
 

comentarios