3 beneficios de un masaje prenatal

 
bytes
 
 
         
 
 
image for 3 beneficios de un masaje prenatal

Ruchika Jain solo tenía cuatro meses de embarazo de su segundo hijo, pero sus pies le latían, le dolía la espalda, y se le hacía difícil dormir. Por recomendación de su doctor, esta madre de Seattle decidió tratar un masaje prenatal. No solo se le fueron las molestias y dolores, sino que además se dormía durante las sesiones.  “Me sentía rejuvenecida”, dice Jain. “Tenía más energía para lidiar con mi hijo de tres años”.

Estudios indican que las medres puede ver los frutos físicos y mentales de su masaje prenatal. De hecho, es una terapia alternativa recomendada por doctores para las mujeres embarazadas. Una razón: “El embarazo afecta la postura. Comprime tu espalda baja, debilita tu torso, y pone mucha presión en tus piernas y pies”  dice la ginecóloga Abigail Dennis, M.D., de la clínica Family Childbirth and Children’s Center del Hospital Mercy, en Baltimore.

 

El poder del taco

Tus músculos agradecerán un masaje cuando están cargando peso extra. Además, el peso de tu bebé puede causar que tus piernas estén hinchadas y tensas. Te puede hasta llegar a afectar el nervio ciático. “Aplicar presión media a tus músculos ayuda a que se reduzca la hinchazón, al estimular el flujo de sangre por el cuerpo”, dice Elaine Stillerman, masajista terapeuta licenciada de Nueva York.

Estudios del Instituto del Tacto de la Universidad de Miami  sugiere que las futuras mamás que se hacen los masajes prenatales tienen niveles más bajos de la hormona de estrés cortisol  y niveles más altos de las hormones serotonina y dopamina. Los investigadores relacionan estos datos de cambios hormonales a menor complicaciones en los nacimientos de los bebés, incluyendo un 75 por ciento menos de partos prematures en mujeres deprimidas.  Además, el estudio expone que las mujeres embarazadas con depresión mejoraron su estado de ánimo, bajaron su nivel de ansiedad  luego de recibir un masaje prenatal dos veces por semana.

Cuidado especial

Un masaje prenatal se diferencia del convencional en que probablemente te pondrás de lado o te sentarás en una posición reclinada. “Acostarte boca arriba pone mucha presión en tu abdomen y restringue el flujo de sangre”, dice la doctora Dennis. Para aliviar el dolor de espalda, la masajista tal vez use almohadas para que apoyes las piernas y pies. Los masajes prenatales son de 30 a 45 mientras los regulares son de 60 a 90.

Se trabajan todas las partes del cuerpo hasta lo pies. Aunque mucha gente tema que les den masajes en los pies provoque el parto, “si esto fuera cierto cada mujer que está pasada de su fecha de parto tomaría un masaje en los pies”, explica la masajista terapeuta y enfermera registrada,   Leslie Stager, autora de Nurturing Massage for Pregnancy.  Y agrega, “empujar en esas áreas [del pie]  no hará que empiecen las contracciones”.

Los masajes prenatales son considerados bastante seguros. Pero, siempre consulta con tu médico por si sufres alguna condición como presión alta.

En manos capacitadas

Los requisitos para las masajistas terapeutas varían en cada estado de Estados Unidos, no todas las masajistas tienen experiencia en masaje prenatal. Busca a alguien certificado en masaje prenatal, sea que vayas a un spa que lo ofrezca o que vayas donde una terapeuta independiente certificada. “La certificación asegura que la terapista tiene un entrenamiento especial en molestias del embarazo y sabe qué partes del cuerpo debe tratar diferente durante el embarazo”, expone Stillerman. Pídele a tu médico recomedaciones o visita el American Massage Therapy Association (amtamassage.org). Una vez consigas un buen referido, relájate y ponte cómoda.

 

Texto por Por  Jeannette Moninger de Parents Magazine

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios