skin
skin
Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

Las cosas que dicen

 

Lágrimas de cocodrilo  -  por —Andrea Diehl, Md.

Mi esposo y yo le dijimos a nuestro hijo que ya era hora de que se fuera a dormir. Sintiéndose frustrado, Jackson, de 2 años, respondió que no nos quería más, por lo que fingimos llorar para ver si nos pedía disculpas. Sin embargo, nos miró confundido y dijo: “Realmente se tienen que calmar”.  
 
 

Talla equivocada  -  por Fernanda C., Ill.

La muchacha que cuida a nuestros niños, quien no tiene más de 15 años, vino un día vestida muy a la moda teen, con una camisola que dejaba el ombligo y parte del abdomen al descubierto. Al verla entrar, mi hijo Enrique, de casi 5 años, le dijo con toda frescura: "Me parece que esa camisa te queda chica".  
 
 

Mensajes misteriosos  -  por Estela K., Texas.

Una tarde, mi hijo Daniel, de 4 años, trató de llamarme a mi celular mientras yo paseaba con una amiga. No llegué a responder y atendió el contestador automático. Cuando cortó, su papá le preguntó si había logrado hablar conmigo, a lo que Daniel contestó: "No, pero una señora llamada Estela dijo que no estaba disponible y me tomó el mensaje".
 
 

Lágrimas de champú  -  por Analía H., Illinois

El día que regresé a casa con mi hija recien nacida, mi hijo Juan de 6 años, quería jugar con ella. Como la pequeña se puso a llorar, Juan saltó del sofá y corrió al dormitorio del bebé. Cuando regresó, tenía en su mano un champú para bebés. Me lo entregó y dijo: "Esto hará que deje de llorar porque en la etiqueta dice: 'No llores más' ".
 
 

Hacerlo a medias  -  por Lynn G., Alabama

Mi hijo de 3 años, quien estaba aprendiendo a usar el inodoro, dijo un día: "Papá, ya hice caca", a lo que el papá dijo: "Muy bien. No te olvides de limpiarte", y el niño le contestó: "Ya me limpié. ¡Usé tu media!".
 
 

Banana a medias  -  por Graciela D., Florida

Alicia, mi hija de 5 años, me pidió una merienda y le dije que compartiera una banana con su hermano Gerardo, de 3 años. Entonces ella dijo en voz alta: "Bueno, yo me como lo de adentro y que Gerardo se coma la cáscara".
 
 

La generación del ratón  -  por Marina M., California

Venía enseñándole destrezas básicas de la computadora a mi hija Markena, de 2 años y medio, sin darme cuenta de cuánto había aprendido, hasta que un día, mientras jugábamos a ¿Qué dicen los animales?, le pregunté qué sonido hacían los ratones, a lo que ella respondió: "¡Clik, clik, clik!".
 
 

Pequeño interesado  -  por Azucena V., Puerto Rico

"Hace poco mi vecina vino a decirme que lamentaba que su hijo Alvaro, de 3 años y medio, no iba a poder asistir a la fiesta de cumpleaños de mi hijo Ernesto, de 4, porque tenían un compromiso previo. Ernesto escuchó la conversación y tras acercarse a la puerta le dijo a mi vecina: "Está bien. Pero igual tráiganme el regalo antes de salir".
 
 

Lugar de nacimiento  -  por Amanda L., Florida

Un día fui con mi hijo Santiago, de 4 años, a visitar a mi madre al hospital. Cuando íbamos camino al ascensor, pasamos por la sala de maternidad donde él había nacido y dije: "Mira, tú naciste aquí, en este piso". Santiago me miró con cara de asco y dijo: "Pero mamá, este piso está muy sucio".
 
 

Sacando pecho  -  por Adela J., P.R.

Debido a que yo venía amamantando a mi flamante hija, Víctor, su hermanito de 3 años, nunca había visto a su hermana tomando el biberón. Un día tuve que salir justo a la hora de comer de la niña, por lo que le dejé el biberón preparado a mi marido para que él se lo diera. Cuando Víctor vio a su padre disponiéndose a darle de comer a nuestra pequeña, exclamó: "¡Primero te tienes que sacar la camisa, papi!".
 
 

Risas en español  -  por Francisca R., Texas.

Estaba enseñándoles español a mis hijos de 4 y 6 años. Cuando nos pusimos a repasar cómo se decía en nuestro idioma palabras como table y napkin, mi niña más pequeña me preguntó: "Mami, ¿cómo se ríe en español?"