¿Tienes un bebé arcoiris?

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 

¡El amor de madre es poderoso! y a veces te enfrenta a situaciones difíciles durante el embarazo, como enfrentar un aborto espontáneo o tener que someterse a un legrado. Ninguna de nosotras está preparada para estas situaciones, pero ocurren muy frecuentemente. ¿Qué tiene que ver con los niños arcoiris? ¡Todo!

Cuando empiezas a experimentar los signos de embarazo, la ilusión te embarga y comienzas a planear la llegada de tu retoño. Las visitas a la sección de bebés de las tiendas se hace más frecuente, buscas entre tu teléfono esos nombres para bebés que más se acerquen a las características que quieres en la personalidad de tu hijo (a), compras su silla de seguridad, su cuna y te pones manos a la obra con la decoración de la que será su habitación. A veces, todas esas ilusiones se ven abruptamente interrumpidas por la pérdida del embarazo.

La pérdida de un hijo produce la abrupta ruptura de la idea de ser madre, surgen inseguridades y por supuesto que conlleva un duelo.  Sin embargo, superado ese momento trágico al que se someten todos los días las mujeres, nace la esperanza. Justamente los niños y niñas nacidos posteriormente a una pérdida, son llamados bebés arcoiris.

Picture of pregnant woman holding heart sign to one side

A estos niñitos se los conoce con este nombre, porque son los hijos que llegan después de la “tormenta” por la que han transitado los papás luego de la pérdida anterior.

De acuerdo con la declaraciones de la Dra. Doreen Virtue en un artículo del sitio Guioteca, la misión de estos niños es traer alegría a las familias. Generalmente tienen una enorme sonrisa, están llenos de vida y tiene una gran capacidad de perdón. “Por naturaleza son sanadores”, afirmó. En tanto agregó que: “ellos pueden conseguir cualquier cosa, no tienen miedo, son arriesgados, creativos  y lo demuestran en sus dibujos a través de los colores”.

“Mi hijo Emilio es un nuevo comienzo, una fusión de sentimientos encontrados porque es un niño que llegó de sorpresa. Cuando nos dimos cuenta de que estaba embarazada quizás no era el mejor momento: yo había perdido a mi bebé anterior tan sólo 22 días antes. Fue muy difícil porque se trataba de un embarazo de alto riesgo y yo tenía miedo”, relata Natalia Castro, madre de su bebé de cuatro meses y de Fátima de 5 años.  Sin embargo, esta madre costarricense indica que aunque lo amó desde el primer momento, todo se intensificó aún más el pasado 18 de diciembre del 2016, cuando dio a luz.

“El parto fue extremadamente doloroso y traumático porque pesó poco más de 4 kilos,  pero cuando nació todo cambió. No puedo expresarlo en palabras: tenerlo hoy es el símbolo de todo el amor que Dios nos tiene. Aunque no va a reemplazar el que perdí, Emilio representa una alegría inmensa para nosotros”, comenta en voz entre cortada.

Si tienes un angelito que te cuida igual que Natalia, sabrás que durante este nuevo proceso de gestación sentiste miedo, y el hecho de ver a tu pequeño (a) en tus brazos es motivo para agradecer. O incluso el solo hecho de verlo dormir o correr detrás de su mascota en el jardín.

Además de los bebés arcoiris también existen los índigo. ¿Cuáles son estos?

Según lo explicó Francisca Ritchie psicóloga en el sitio Salud Actual, son aquellos que tiene otra mentalidad, otra visión de las cosas.

“Los niños índigo se caracterizan por ser muy sensibles y perceptivos, manifiestan una gran intuición que en ocasiones les permite anticipar sucesos que están por ocurrir, se incomodan frente a la autoridad cuando no es democrática”, dijo.

Si visitas a una madre que acaba de tener un bebé arcoiris,  evita hacer preguntas incómodas de la pérdida que tuvo. Evita que el momento de felicidad acabe. Y si eres una mamá con un niño arcoiris, disfrútalo al máximo.

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios