skin
skin
Ad skin
   Bienvenido a nuestro sitio.  
 
 
 

Sexo durante el embarazo

 
¿Qué debes tener en cuenta sobre tener relaciones sexuales durante el embarazo?
 
Sexo durante el embarazo Una de las grandes incógnitas que las mujeres tienen durante su embarazo es si pueden seguir teniendo relaciones sexuales de manera normal. La mayor preocupación es el efecto que el sexo pueda
              
 

Una de las grandes incógnitas que las mujeres tienen durante su embarazo es si pueden seguir teniendo relaciones sexuales de manera normal. La mayor preocupación es el efecto que el sexo pueda tener en el bebé en desarrollo y la posibilidad de provocar un aborto espontáneo. A menos de que tu embarazo sea de alto riesgo y hayas sido instruida por tu médico de mantener abstinencia sexual, tener relaciones sexuales en los meses de gestación es más común de lo que crees.

Si bien es cierto que durante el primer trimestre los incómodos síntomas de embarazo como el mareo, las nauseas y el cansancio disminuyan el apetito sexual de las mujeres, el segundo trimestre parece recompensarlo ya que el aumento en las hormonas del embarazo suelen aumentar inmensamente el deseo sexual. Si pensamos en cuánto afecta al desarrollo del bebé el estado anímico de la mamá, tener sexo durante tu embarazo resulta benéfico para ambos.

Claro, tener sexo durante el embarazo no puede llevarse a los límites de un acto acrobático, pero dependiendo de tu propia comodidad, cariño y comprensión de tu pareja, podrán seguir disfrutando del sexo en un nivel íntimo muy distinto. Cuando de encontrar la posición más cómoda se trata no hay nada como la experimentación, ensaya con tranquilidad lo que más funcione para ti y tu pareja.

A cargo: Si tradicionalmente tu pareja suele estar arriba tuyo durante el sexo, este es el momento de tomar las riendas. Posiciones como el tradicional misionero con el hombre encima se complican en la medida en que avanza el embarazo y se vuelven imposibles hacia el final del mismo. Lo recomendable es que tu te pongas encima de tu pareja, así no habrá ningún tipo de presión sobre tu abdomen y podrás controlar la profundidad de la penetración.

Cabalgata: Puedes pedirle a tu pareja que se siente en una silla (de materia resistente) mientras tu te ubicas encima y manejas la acción. No te preocupes no tienes que ir a velocidad de marcha o hacer mayor pirueta, sigue tu propio ritmo y capacidad.

Cucharita: Tumbados de lado, en una postura que curiosamente semeja la fetal, tu cuerpo y el de tu pareja estarán unidos en una cercanía placentera, y estarán evitando ejercer presión sobre tu abdomen.

Perrito: Si te acomodas en cuatro al borde de la cama y tu pareja te penetra por detrás, tu panza no será un obstáculo, además es una posición muy placentera.

Ensaya distintas posturas, niveles de penetración, niveles de intensidad hasta que halles los que más placenteros te resulten.

Foto: Wavebreak Media

 
 
 
 
 

Comentarios