¿Neumonía, bronquiolitis o simple gripe? Aprende a descifrar la tos de tu bebé

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for ¿Neumonía, bronquiolitis o simple gripe? Aprende a descifrar la tos de tu bebé

Por Evan Forster para Parents.com

La tos de un bebé puede significar cosas muy diferentes, y tú no puedes preguntarle al tuyo qué le ocurre. A veces, es difícil saber si deberías llamar a tu médico para pedirle consejos, programar una cita o correr a la sala de emergencias.

La tos es la manera que tiene el cuerpo de protegerse, según explica Howard Balbi, M.D., director de enfermedades infecciosas pediátricas en el Centro Médico del condado de Nassau en East Meadow, Nueva York. Toser es el método que utiliza el cuerpo para mantener las vías respiratorias libres, eliminar las flemas de la garganta, el goteo posnasal (moco nasal que baja por la parte posterior de la garganta) o un pedazo de comida atascado. Hay dos clases de tos que sirven a este propósito:

  • Tos seca: esto ocurre cuando un bebé tiene un resfriado o alergias. Ayuda a eliminar el goteo posnasal o la irritación por un dolor de garganta.
  • Tos húmeda: proviene de una enfermedad respiratoria que acompaña a una infección bacteriana. Causa flemas o moco (que contiene glóbulos blancos que ayudan a luchar contra los gérmenes), que se forma en las vías respiratorias del bebé.

Los niños menores de 4 meses no tosen mucho. Si lo hacen, podría ser grave, advierte Catherine Dundon, M.D., profesora adjunta de clínica de pediatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Vanderbilt y pediatra en Goodlettsville, Tennessee. En invierno, si un pequeño está tosiendo mucho, podría tener virus sincicial respiratorio (VSR, por sus cifras en inglés), una infección viral peligrosa para bebés. Cuando tu hijo cumpla el primer año, las toses serán menos alarmantes. En la mayoría de los casos, es posible que la tos de tu bebé no sea más que un resfriado.

Para diferenciar una tos que hay que observar de otra que demanda de atención médica inmediata, cálmate, escucha atentamente la tos y sigue las indicaciones que siguen.

Cuándo preocuparse: toses y resfriados

Resfriado común o gripe

Las señales de que la tos de un bebé puede indicar un resfriado incluyen:

  • Congestión nasal o rinorrea
  • Dolor de garganta
  • Suena como un corte seco
  • Otros síntomas: en general, las toses son habitualmente secas pero, según la severidad del resfriado, el bebé puede tener:
  • Algo de estertor
  • Fiebre leve por la noche

Tratamiento: prueba con la rutina de tu madre de “mucho líquido y descanso”. Aunque estés ansiosa por darle al bebé algo más fuerte para calmar la tos, la Academia Americana de Pediatría desaconseja el uso de medicamentos para la tos y el resfriado en niños menores de 6 años porque, según los estudios, no son eficaces para niños pequeños y pueden tener efectos adversos potencialmente fatales. Es mejor seguir métodos naturales, como la miel (para bebés de más de 1 año), gotas salinas y un humidificador de vapor frío.

Es seguro utilizar acetaminofeno para reducir la fiebre, pero si la temperatura de tu hija es de 100.4 grados o mayor y si luce pálido, llama a tu médico: posiblemente tenga gripe.

Si tu bebé tiene menos de 4 meses, llama de inmediato a tu médico si tiene fiebre; incluso una fiebre leve podría ser grave para ellos.

Crup
Si tu bebé tiene crup, se despertará a mitad de la noche con una tos perruna (el sonido es fácil de identificar) y dificultad para respirar. El crup generalmente afecta a niños menores de 5 años y a menudo comienza con un resfriado normal o estornudos al comienzo del día.

  • Suena como: tos perruna
  • Otros síntomas: el crup, causado por una infección viral, hace que se inflame la pared de la tráquea y que se cierren las vías respiratorias, lo que dificulta la respiración del bebé. Escucharás la tos tipo foca cuando tu hijo inhale (no cuando exhale).

Tratamiento: primero intenta calmar a tu hijo. Luego considera una de las siguientes técnicas para facilitar su respiración.

  • Abre la ducha, cierra la puerta del baño y deja que tu hijo respire el aire lleno de vapor.
  • Si es una noche templada, llévalo al aire libre; el aire húmedo debería hacer que respirar le resulte más fácil.
  • Haz que tu hijo respire el aire de un humidificador de vapor frío.

El crup debería desaparecer en tres o cuatro días; si esto no sucede, llama a tu médico.

Neumonía
La neumonía es una infección viral o bacteriana de los pulmones originada por diferentes afecciones, incluso el resfriado común.

  • Suena como: húmeda y con flemas
  • Otros síntomas: un bebé con neumonía estará muy fatigado y tendrá una tos muy “productiva”, debido a que saca todo lo imaginable en los tonos de verde y amarillo.

Tratamiento: el tratamiento depende de si la causa es viral o bacteriana. Por eso, llama a tu médico, especialmente si el bebé tiene fiebre. En general, la neumonía bacteriana es más peligrosa, y la causa es muy comúnmente un neumococo.


Bronquiolitis o asma
Tanto la bronquiolitis como el asma aparecen después de lo que parece ser un resfriado básico, con tos y moqueo nasal. Según Ruffin Franklin, M.D., del Capitol Pediatrics and Adolescent Center en Raleigh, Carolina del Norte, muchas cosas producen sibilancia o constricción de las vías respiratorias, incluso factores ambientales como el polvo.

En general, los médicos concuerdan que el asma no es común en niños menores de 2 años, salvo que el bebé haya tenido episodios de eccema y tenga antecedentes familiares de alergias y asma. Hasta que exista un diagnóstico definitivo de asma, la restricción de las vías respiratorias del bebé que causa sibilancia se toma como enfermedad reactiva de las vías respiratorias.

La gran mayoría de los casos de bronquiolitis en bebés menores de 1 año tiene su origen en el virus sincicial respiratorio (VSR). Este virus provoca un resfriado simple en niños mayores de 3 años, pero puede penetrar en los pulmones de los bebés y resultar potencialmente mortal, advierte David Rubin, M.D., jefe de pediatría en el Hospital St. Barnabas en el Bronx, Nueva York.

  • Suena como: tos acompañada por una respiración sibilante o ruidosa
  • Otros síntomas: la tos o sibilancia asociada con la bronquiolitis y el asma hace que sean difíciles de diferenciar.

En el caso del asma, tu bebé probablemente comenzará con:

  • Síntomas de resfriado
  • Ojos irritados y llorosos

La bronquiolitis se presenta habitualmente en otoño e invierno, y puede estar acompañada por:

  • Fiebre leve
  • Pérdida del apetito

En el caso de asma, tu bebé también sufrirá retracciones (movimiento de meter y sacar el pecho).

Tratamiento: vigila la frecuencia respiratoria de tu hijo. Si es demasiado alta (50 respiraciones por minuto o más), tu hijo está padeciendo una insuficiencia respiratoria. Llama al 911.

Cualquiera sea el caso, siempre es mejor llamar a tu médico cuando escuches a tu bebé con una respiración sibilante. Incluso sin un diagnóstico de asma definitivo, los médicos a menudo usan medicamentos para el asma para tratar un episodio de sibilancia. Tu médico puede recetar una forma líquida del medicamento para el asma, albuterol, para abrir las vías respiratorias. Si los ataques de asma son muy severos, el albuterol se administra con un nebulizador (un dispositivo especial que proporciona el medicamento como una niebla fina). A veces se usa con una máscara para que el bebé pueda inhalar el medicamento con mayor facilidad.

Puedes tratar la bronquiolitis en el hogar cuando la respiración del bebé esté bajo control. Proporciona al bebé mucho líquido, mucho descanso y un humidificador de vapor frío.

Si un bebé pequeño tiene una tos terrible o que empeora después de un día o dos y su respiración se vuelve dificultosa, llama de inmediato al pediatra.

Tos ferina

Esta infección bacteriana mortal fue la principal causa de enfermedad y muerte de bebés hasta que se creó la vacuna DTP (por sus siglas en inglés) en la década de 1960 y se erradicó la enfermedad por completo de  Estados Unidos. Sin embargo, la enfermedad regresó y ha habido brotes en muchos estados en los últimos años. En la mayoría de los casos de tos ferina (pertussis), el bebé no tiene ningún síntoma de resfriado o fiebre.

  • Suena como: una tos convulsiva fuerte y rápida
  • Otros síntomas: espasmos de tos alarmantes y frecuentes, que pueden estar acompañados de:
  • Lengua afuera
  • Ojos saltones
  • Decoloración del rostro

Tratamiento: la prevención es la clave. Asegúrate de que tu bebé haya sido vacunado. De todas maneras, como los bebés no están totalmente protegidos hasta que hayan recibido las tres dosis de la vacuna, es esencial que tú y todos los cuidadores de tus bebés estén vacunados con el refuerzo de la vacuna Tdap (tétanos, difteria, pertussis).

Si sospechas de que tu bebé está sufriendo de tos ferina, llama de inmediato al 911. Cuando sobrevenga el ataque de tos, el bebé debe ser hospitalizado para que pueda recibir oxígeno durante los episodios, de acuerdo con Ruffin Franklin, M.D., del Capitol Pediatrics and Adolescent Center en Raleigh, Carolina del Norte.

Por lo general, el médico receta eritromicina al bebé y a toda su familia; se trata de un antibiótico para evitar la propagación de esta enfermedad, que es tan contagiosa. Si el niño supera el ataque inicial, será necesario que la tos ferina siga su curso, lo que puede tardar meses.

Objeto extraño

La comida, como un pedazo de zanahoria o un perrito caliente, es la causa más común de ahogo. Si un bebé comienza a jadear o a toser de repente mientras come o juega con pequeños juguetes, mira dentro de su boca para encontrar un causante evidente. Habitualmente puede escupirlo por sí solo.

Y ya que los bebés siempre se están metiendo cosas en la boca, es posible que algo quede atorado allí por días.

  • Suena como: tos o jadeos, pequeños y persistentes
  • Otros síntomas: si tu bebé tiene un episodio de tos inicial y una tos o un pequeño silbido persistentes durante los días posteriores, sin síntomas de resfriado y ningún antecedente de resfriado o fiebre, hay posibilidades de que haya algo atrapado en sus vías respiratorias. En otros casos, el bebé tendrá neumonía como resultado de esa comida que tragó por el conducto incorrecto y que quedó atrapada en sus pulmones. Los cacahuates son una de las causas más comunes, dice el Dr. Dundon.

Tratamiento: si el objeto ha bloqueado totalmente la vía respiratoria de tu bebé, debería tener los siguientes síntomas:

  • Apariencia de malestar evidente
  • No emite ningún sonido
  • Se vuelve pálido o azulado

Si sospechas que tiene un conducto totalmente bloqueado, voltea al bebé y dale inmediatamente cinco palmadas en la espalda entre las escápulas. Si no puedes mover el objeto extraño, llama al 911.

En caso de un objeto parcialmente atascado, trata de ayudar al bebé a escupirlo:

  • Inclinando su cabeza hacia abajo
  • Dándole unas palmadas suaves en la espalda

Si sospechas que tu bebé tiene un objeto parcialmente atascado y parece no poder escupirlo, será necesario realizar una radiografía de tórax. Si se trata de un pedazo de comida, el médico te derivará a un especialista, que podrá realizar una broncoscopía. Durante el procedimiento, el niño está bajo anestesia general. Le colocarán un pequeño tubo de fibra óptica con pinzas en el extremo, que bajará por la vía respiratoria para recoger el cuerpo extraño.

Cuándo pedir ayuda

Llama a tu médico si el bebé tiene:

  • Tos y es menor de 4 meses
  • Tos seca relacionada con un resfriado (goteo de nariz pero sin fiebre) que dura más de cinco a siete días
  • Tos seca o húmeda con resfriado y fiebre de más de 100 grados
  • Silbido suave y leve
  • Ataques de tos

Llama al 911 si el bebé:

  • Respira con silbidos rápidamente
  • Hace sonidos roncos
  • No puede tomar aire
  • Se pone de color azul
  • Retrae y expande su estómago con rapidez

Todo el contenido que se presenta aquí, incluso el consejo de médicos y otros profesionales, debe considerarse solo una opinión. Cuando tengas cualquier pregunta o problema relacionados con tu propia salud o la de otros, busca el consejo directo de tu propio médico.

Foto: iStock 

Lee más
thumbnail of feature post
Cómo evitar los ataques de asma en invierno

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios