skin
skin
Ad skin
   Bienvenido a nuestro sitio.  
 
 
 

Hallan vínculo entre la edad del padre y el autismo

 
Un estudio ha descubierto que los bebés nacidos a padres de avanzada edad corren mayores riesgos de autismo y posiblemente otros problemas psiquiátricos.
 
Hallan vínculo entre la edad del padre y el autismo Tanto se habla del reloj biológico de la mujer que se da a entender que los hombres pueden engendrar sin problemas hasta muy entrada edad, pero un nuevo estudio ha hallado que ellos también corren
              
 

Tanto se habla del reloj biológico de la mujer que se da a entender que los hombres pueden engendrar sin problemas hasta muy entrada edad, pero un nuevo estudio ha hallado que ellos también corren ciertos riesgos al postergar la paternidad.

El estudio publicado en la revista Nature sugiere que el aumento en casos de autismo se debe a la edad avanzada de los padres–desde el 1980, la tasa de natalidad de padres con al menos 40 años ha incrementado en un 30 por ciento–. Y si bien, el riesgo de síndrome de Down depende de la edad de la madre, el estudio halló que el riesgo genético de numerosos problemas psiquiátricos y de desarrollo se origina en el espermatazoide, no el óvulo.

Los investigadores descubrieron que un bebé de un padre de 20 años tiene un promedio de 25 mutaciones aleatorias que se atribuyen al material genético paterno, en comparación con 65 mutaciones en un niño nacido a un padre de 40 años. La mayor parte de estas mutaciones son inocuas, pero hay varias que pueden incrementar de manera significativa el riesgo de padecer autismo y posiblemente esquizofrenia.

Si bien la tendencia de postergar la paternidad es un factor importante en el aumento de casos de autismo, tampoco es suficiente para explicar la multiplicación por diez de la tasa de diagnósticos, que es ahora uno en cada 88 niños de 8 años. Los investigadores sospechan que este incremento en casos también se debe a una predisposición genética heredada y a factores ambientales, pero rechazan la teoría de que se deba a las vacunas, dado que no hay estudios que la corroboren.

Foto: Thinkstock/iStockphoto

 

 
 
 
 
 

Comentarios