Cómo alimentar a tu bebé entre los 9 y los 12 meses

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Cómo alimentar a tu bebé entre los 9 y los 12 meses

¿Qué es nutritivo para un bebé?

Si tu bebé ya ha conquistado la comida en frasco pero todavía no tiene dientes para comer bocaditos de pollo (nos referimos a los que tienen entre 9 y 12 meses de edad), ¿cuáles son tus opciones? No te preocupes. Puedes preparar comidas simples y divertidas tres veces por día. Las siguientes ideas te ayudarán a empezar:

Un poco de sentido común ayuda mucho: los bebés necesitan la misma variedad de nutrientes que los adultos. Por ejemplo, deberían consumir cinco porciones de frutas y vegetales todos los días, aunque sus porciones sean pequeñas (para un bebé de seis meses, una cucharada o dos pueden representar una porción; para un bebé de un año, la porción es 1/4 de taza).

Puede parecer difícil incorporar esas frutas y vegetales a la dieta, pero son elementales desde el punto de vista de la nutrición. Una buena frase para recordar es: “Come el arcoíris”. Durante el día, sirve muchos colores diferentes, como el verde (guisantes, judías verdes, espinaca, espárragos, calabacín), el naranja (batata, melón), el amarillo (calabaza, banana) y el rojo (tomate cocido, pimiento morrón). Aunque es tentador contar un vaso de jugo como una porción de fruta, el jugo no es tan nutritivo como crees: generalmente vienen con azúcar agregada y no tienen fibras. “Además, si el jugo reemplaza a la leche materna o a la fórmula, es posible que tu hijo no obtenga las proteínas que necesita”, nos orienta la dietista Lauren D. Massey, del Vanderbilt Children’s Hospital en Nashville. Pídele a tu pediatra instrucciones con respecto a la cantidad de jugo que puedes darle a tu hijo.

Con respecto a los panes y cereales, base de la pirámide nutricional, no hay mucho que pensar. Los bebés comen de buena gana cereales, fideos cocidos, panes blandos y arroz. Es igual de fácil darles la cantidad necesaria de lácteos, ya que los bebés de esta edad todavía beben entre 16 y 24 onzas de leche materna o de fórmula por día. Pero recuerda servirles más proteínas, es decir, pollo, pescado, frijoles o huevos.

 

Para comenzar

Para que te sea más fácil, puedes encontrar nuevas formas de usar la comida de bebé en frasco o casera que le gusta a tu bebé. Por ejemplo, en lugar de darle una cucharada de guisantes, puedes mezclar los guisantes con puré de papas o con fideos pequeños cocidos. Los duraznos envasados se pueden mezclar con yogur sin azúcar, las peras se pueden colocar sobre panqueques, etcétera.

A medida que agregas nuevos alimentos a su dieta, presta atención a las alergias, del mismo modo que cuando comenzó a comer alimentos envasados y cereal para bebés. Trata de introducir un alimento nuevo por vez para poder detectar la reacción adversa con rapidez. Tu bebé hará caras a medida que experimenta con nuevos sabores y texturas, e inevitablemente rechazará algunas comidas. Sé paciente: si hoy el cuscús no le gusta, quizás la próxima semana, sí.

 

Diez maneras de renovar tu espacio exterior

Nunca ha sido fácil planificar el espacio exterior perfecto. Usa esta guía para comenzar, ¡y disfruta del entretenimiento al aire libre!

También ayuda adoptar la idea: “Deja que pase”. Los bebés de esta edad comen cuando tienen hambre y aún no tienen complejos con los alimentos. Para que esto no cambie, deja que tu hijo marque el ritmo. “Alimentar a un niño a la fuerza puede afectar su capacidad de saber cuando está satisfecho”, sopesa Massey. Esto puede llevarlo a comer en exceso cuando crezca. Recuerda que los bebés tienen estómagos pequeños; unas pocas cucharadas de comida hacen que se sientan llenos.

Ideas creativas

Los bocadillos envasados para bebés son fáciles de encontrar, pero deberías usarlos con poca frecuencia para evitar el exceso de azúcar y conservantes. En su lugar, prueba usar una vaporera (que se puede plegar para caber en una olla pequeña) y un procesador de alimentos pequeño. Para cocinar vegetales y frutas frescas al vapor, coloca la vaporera en una olla con dos pulgadas de agua y espera a que hierva. Luego pela y corta la fruta o el vegetal, colócalo en la vaporera y cubre la olla con una tapa. Cocinar al vapor solo toma unos minutos; presta atención para ver cuándo se ablanda la comida. Puedes colocar el resultado, y casi cualquier otro alimento, en el procesador para que el bebé pueda comer con más facilidad.

Una vez que tu bebé domine esta comida, puedes comenzar a probar cosas más arriesgadas. Por ejemplo, intenta hacer pasta con frijoles y brócoli para ti y coloca la porción de tu bebé en el procesador de alimentos. Puedes hacer lo mismo con lasaña o pollo cocido con puré de papas. Nota: aunque se supone que los bebés de menos de un año no pueden beber leche de vaca porque es un posible alérgeno, pueden comer comidas preparadas con leche de vaca.

Asegúrate de que todo lo que le sirves a un bebé pequeño sea blando, parecido a la consistencia de una banana madura. A medida que se acerca su primer cumpleaños, puedes empezar a ofrecerle alimentos con más textura, como sándwiches. Recuerda todos los alérgenos que debes evitar (claras de huevo, mantequilla de maní, miel, fresas, mariscos y tomates crudos, por ejemplo) así como los alimentos con los que el bebé puede ahogarse (uvas, nueces, pasas, trozos de carne y los dulces, como caramelos duros y malvaviscos).

Sugerencias de comidas

Desayuno

  • Avena: comienza con avena sin azúcar. Prepárala con leche materna, fórmula, agua o incluso jugo. Para agregar variedad, puedes mezclar trozos de banana o frutas envasadas o cocidas al vapor, como peras o manzanas.
  • Panqueques o wafles: intenta usar una mezcla integral. Agrega un poco de germen de trigo para hacerlos más saludables. Para variar, decóralos con puré de frutas; evita el jarabe azucarado (que no es nutritivo).
  • Huevos: agrega una cucharada de requesón y revuélvelos. Para variar, convierte los huevos en almuerzo agregando tofu pisado o un vegetal blando.

Almuerzo

  • Queso grillado: usa pan integral, queso rallado (que se derrite fácilmente) y un poco de mantequilla. Corta el sándwich en bocados antes de servirlo. Para variar, prueba usando dos quesos, como cheddar y mozzarella, o agrega un aguacate en rodajas finas.
  • Yogur: usa yogur sin azúcar, los bebés no saben que hay más opciones. Para saborizar, agrega fruta fresca envasada o al vapor. Para variar, prueba mezclando germen de trigo y combinando varias frutas para lograr nuevos sabores.
  • Sándwich: utiliza una cantidad pequeña de mantequilla de maní, porque puede hacer que el bebé se ahogue, y úntala bien. Usa pan blando y recorta los bordes. Para variar un poco, prueba con yemas de huevo cocidas, aguacate, humus y queso crema como ingredientes “del medio”.
  • Sopa: hierve el caldo con vegetales y fideos blandos. Sírvela tibia, no caliente, y de a poco. Para variar, agrega frijoles pisados, carnes bien desmenuzadas o queso rallado.
  • Macarrones con queso: intenta hacerlos caseros: mezcla fideos integrales blandos cocidos en caldo con mantequilla y queso rallado. Para variar un poco, mezcla vegetales verdes pisados, como guisantes, espinaca o brócoli, o agrega frijoles pisados o carne desmenuzada.

Cena

  • Papa al horno: pela la papa y písala con mantequilla, queso y vegetales blandos. O colócala en el procesador de alimentos con vegetales, queso, mantequilla y caldo. Para variar, prueba mezclando papas y batatas (camote), o tofu, carne y frijoles pisados.
  • Pasta/arroz/cuscús: pásalos por el procesador de alimentos con una salsa. Si utilizas un paquete, no uses mucho condimento. Para variar, agrega vegetales cocidos, como calabacín y calabaza, o carnes bien desmenuzadas.
  • Lasaña: coloca el relleno (queso, espinaca, carne y/o salsa) en el procesador de alimentos. La pasta que no necesita cocción o la salsa envasada puede acelerar la preparación. Para variar, puedes experimentar con diferentes quesos, vegetales y carnes en el relleno.
  • La cena familiar: no te sientas intimidada: si no hay alérgenos potenciales o cosas que puedan hacer que el bebé se ahogue, no hay problema. Coloca la porción del bebé en el procesador de alimentos para hacer un puré. No es necesario que el resultado sea completamente uniforme.

Tú construyes la base de los hábitos alimenticios de tu bebé: ¡el poder es tuyo! Prepara comidas saludables, sabrosas y prácticas, y estarás encaminando a tu hijo hacia una buena alimentación de por vida.

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 
 

comentarios