skin
skin Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

Bebé abrigadito, bebé feliz

 
Sigue estos consejos para protegerle su delicada piel de los vientos y las bajas temperaturas este invierno.
 
Bebé abrigadito, bebé feliz Es importante proteger a tu bebé del frío, pero no exageres. “Los bebés no pueden regular su temperatura corporal como los adultos, por lo que pueden sobrecalentarse fácilmente”, dice Michael
              
 

Es importante proteger a tu bebé del frío, pero no exageres. “Los bebés no pueden regular su temperatura corporal como los adultos, por lo que pueden sobrecalentarse fácilmente”, dice Michael Schoenwetter, M.D., cocreador del DVD Newborn Care 101. Toma nota para abrigarlo bien.

1. Opta por capas

Comienza con una capa de ropa ligera: pijamas con pies —o calcetines, enterito y mallas—. “El algodón es la mejor tela para prendas en contacto con su piel”, dice Jody Alpert Levine, M.D., dermatóloga pediátrica en Nueva York. La segunda capa debe ser más gruesa, como microlana, y la capa exterior debe ser resistente al agua y el viento, como nylon.

2. Cúbrele los pies y las manos

Pequeñas manos y pies son muy susceptibles a la congelación. “La piel de los bebés es delgada y sus vasos sanguíneos son inmaduros y sensibles a cambios de temperatura”, dice la doctora Levine. Ponle guantes y calcetines debajo de las botas o zapatos, o ponle un traje de nieve con pies.

3. La cabeza también

“La de un bebé tiene una superficie mayor a la de un adulto en proporción a su cuerpo”, dice el doctor Shoenwetter. Las capuchas o gorros tejidos o de lana con alas son ideales para protegerles la cabeza. Busca uno que también cubra las orejas, como los gorros andinos, y que se ajuste debajo de la barbilla para que tu hijo no se lo pueda quitar con facilidad.

4. Haz ajustes

Para saber si tu bebé tiene frío o calor, no te guíes por sus manos o pies, ya que suelen estar más fríos que el resto del cuerpo. “La nuca es el mejor indicador” explica el doctor Schoenwetter. “Si está caliente y húmeda, quítale una capa; si está fría, añade una”. Quítale prendas abultadas, como el abrigo, antes de ponerlo en su asiento de seguridad del auto. “En un accidente, las telas gruesas pueden comprimirse, creando espacio entre el cuerpo y las correas y aumentando el riesgo de que se lesione,” agrega. “Una vez abrochado, pon el abrigo encima del arnés como si fuera una manta”.

5. Prepárate

Para dar un paseo en el frío, opta por una bolsa térmica que se cierre encima del asiento del auto o cochecito y un protector de plástico con ventilación contra la lluvia y el viento.

Foto: iStockphoto

 
 
 
 

Comentarios