skin
skin
Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

Amamantar después de una cesárea

 
Consejos para amamantar más facilmente después de una cesárea.
 
Amamantar después de una cesárea ¿El parto por cesárea puede afectar tu capacidad de amamantar? Es posible. Aquí hay algunas cosas que debes saber sobre amamantar después de una cesárea. 1. Puedes comenzar a dar el pecho
              
 

¿El parto por cesárea puede afectar tu capacidad de amamantar? Es posible. Aquí hay algunas cosas que debes saber sobre amamantar después de una cesárea.

1. Puedes comenzar a dar el pecho inmediatamente después del parto. Si te dan una anestesia epidural, en vez de una anestesia general, puedes amamantar justo después de la operación, y afortunadamente muchos hospitales usan la anestesia epidural. Necesitarás ayuda de una enfermera, comadrona o de tu esposo para que tu bebé pueda prenderse al pecho la primera vez. Pídeles que te ayuden a sentarte y apoyar al bebé.

2. Analgésicos y antibióticos pueden afectar tu leche. Te darán medicinas intravenosas y en forma de píldoras en los días posteriores al parto. Generalmente son seguras para madres lactantes y sus hijos. Como mucho, le darán somnolencia a tu bebé. La ventaja de los analgésicos es que te ayudarán a relajarte lo suficiente para amamantar y estimular la producción de leche.

3. Es posible que tengas que probar con diferentes posiciones para amamantarlo mientras se sana la herida. La posición de cuna tradicional quizá te sea incomóda. La del “fútbol americano”, en que pones al bebe bajo tu brazo en el mismo lado en que le estás dando el pecho, como si agarraras una pelota de fútbol americano, te será más fácil por ahora. También puedes intentar darle el pecho mientras estás acostada. Pídele consejos a una enfermera o comadrona.

4. Pide ayuda en casa. Es conveniente tener a alguien quien te ayude con las tareas domésticas y el cuidado del bebé durante esas primeras semanas en casa, pero si has tenido una cesárea, esa ayuda se convierte en una necesidad porque es posible que te sea difícil caminar y cargar al bebé. Pídele ayuda a tu pareja o de tus parientes y amigos. También puedes contratar a una comadrona de posparto o a una enfermera pediátrica.

5. ¡Sigue amamantando! Si bien puede que estés agotada después de una cesárea, es imprescindible dar el pecho cada dos o tres horas para prevenir la congestión mamaria. Ojalá que sea un tiempo calmante y relajante en tu día.

Foto: Thinkstock/Comstock

 
 
 
 

Comentarios