Consejos para alimentar a un bebé prematuro

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Consejos para alimentar a un bebé prematuro

¿El bebé prematuro necesita cuidados especiales?

Médicos de FamilyDoctor.org aseguran que si tu bebé nace antes de las 35 semanas y, sobre todo, si pesa menos de 3 libras (1, 36 Kg) necesitará atención especial sus primeros dos años de vida. Cuando tu niño sea dado de alta en el hospital, hable con su médico sobre su alimentación, él te recomendará vitaminas y hierro. Si en tu caso no produces suficiente leche, te dirá cuál es la fórmula indicada.

¿Pecho o biberón?

La Academia Americana de Pediatría (AAP) afirma que el mejor alimento para los bebés prematuros es sin duda la leche materna. La organización aconseja a las mamás dar el pecho a su niño hasta los seis meses de edad, y a partir de ahí empezar con los alimentos sólidos… Si puedes seguir amamantando luego del año, hazlo.

Aunque lo recomendado es la leche materna, es posible que diferentes situaciones imposibiliten a la madre el hacerlo. Pero, a la hora de decidir entre pecho o biberón, lo que tu bebé realmente necesita es leche materna. Hable con su médico para conocer las alternativas del mercado y así no privar a tu pequeñito de este alimento. Aprende también sobre los cuidados de un bebé de 3 meses.

Al dar de mamar toma en cuenta los consejos de María Fernanda Zeissing, psicóloga y especialista en bebés prematuros.

1. Al dar pecho, sería bueno que alguna persona te ayude a sostener su cabecita y hombros. No está de más que busques información sobre la manera más cómoda para ambos, en donde el bebé no esté muy estirado o encogido. Con la práctica podrás ayudarte con tu mano o brazo para sostenerlo.

2. Si usas biberón necesitas una chupeta más blanda, que sea especialmente para niños nacidos antes de tiempo. Le ayudarás a tu hijo a reducir su esfuerzo para succionar.

Para verificar si la ingesta de leche es la necesaria, ya sea materna o artificial, debes estar atenta a la frecuencia y consistencia de sus heces. “Si le das pecho estas serán amarillentas y blandas. Si toma fórmula, su aspecto será blando y amarillo o marrón verdecino. Sabrás que está estreñido porque sus deposiciones son duras y en forma de bolitas. Además, hará gestos de dolor al hacer”, asegura Zeissing.

Horario y comidas sólidas

Al inicio, la mayoría de los bebés que nacen antes de las 38 semanas necesitan alimentarse entre ocho a diez veces al día. Así que, ¡mamá!, no esperes más de cuatro horas entre comidas porque tu hijo podría deshidratarse por falta de líquido. Notarás que estás haciendo buena labor de madre cuando cambies el pañal de seis a ocho veces cada día.

Luego del nacimiento de un bebé prematuro, el especialista te dirá que los sólidos se introducen a los cuatro o seis meses; eso sí, luego de la fecha original en la que tu bebé debió nacer. Tu pequeñito habrá desarrollado la capacidad de tragar en ese tiempo, no antes. Si pruebas antes, podría atorarse.

“Los bebés prematuros pueden tardar más tiempo en alimentarse. Ten presente que para ser fuerte y mejorar su capacidad de movimientos de succión, deglución y respiración necesita tiempo… su boca y músculos son muy débiles”, afirma la especialista y también terapista de audición y lenguaje María Fernanda Zeissing.

Si aún no decides cómo se llamará tu pequeñito, observa estos nombres de bebés.

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios