10 recuerdos para conservar durante el primer año

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for 10 recuerdos para conservar durante el primer año

El primer año de nuestro bebé está lleno de momentos únicos. Todo es novedad: el primer paso, el primer beso, la primera palabra. En un año lleno de recuerdos  se nos hace difícil escoger qué  deberíamos guardar y por esta razón a veces se nos escapan los que desearíamos haber conservado. Como todo ocurre tan rápido, es importante tomar en cuenta para cuales estar preparados en el momento en que ocurran.
1. Su primer vestido– En muchas culturas esa primera muda del bebé es muy especial. Ya sea hecha con mucho amor por la abuela o comprada especialmente para ese día en que salga del hospital. Esa ropita, te sacará una sonrisa  al verla de nuevo, una vez tu bebé haya crecido.
2. El primer corte de pelo- Conserva fotos y hasta un rizo de su cabello. -Algunos lugares ofrecen un certificado  que incluye la fecha, foto y un pedacito del cabello del bebé.
3. Fotos con los abuelos y los familiares más mayores de la familia.– Los ancianos se nos van rápidamente de nuestras vidas y es importante tener un recuerdo con ellos. Cuando ya no estén físicamente en el futuro, le aseguras al niño una imagen que emule a sus antepasados.
4. El ombliguito- Algunas personas mas audaces llegan a guardar el trocito sobrante de cordón umbilical que se desprende del bebé, como recordatorio de que un día estuvieron pegados a mamá. Algunos álbumes vienen preparados con un sobrecito para colocar el ombliguito seco. Para que se conserve a través de los años, le puedes poner un poco de alcohol.
5. La sabanita del bautismo– Guardar este recordatorio es importante para los bebés que se bautizan con una sabanita blanca, un pañuelito o un babero con una cruz, ya que es una prenda especial de ese momento en que fué presentado ante Dios.
6. Su primer chupete junto con su sabanita favorita, es un recuerdo de ese pañito y chupete, que el bebé usa para dormir.
7. Su peluche favorito- Siempre hay muchos juguetes, pero uno en particular se convierte en ese juguete especial, ese amigo fiel que lleva a todas partes.
8. Botines y zapatitos- Los primeros botines tejidos o su primer par de zapatos son uno de los detalles más bonitos en un baúl de recuerdos.
9. Huellas de las manos y pies- Tomar las huellas del recién nacido ya sea con tinta o dejarlas impresas en yeso, nos recuerda lo pequeñito que era cuando nació.
10. Grabación de la voz de su balbuceo- A veces es imposible predecir el momento en que dirá sus primeras palabras, pero el grabar la voz de ese bebito diciendo mamá o papá entre sus primeras palabras, es una memoria inigualable.

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios