Todo por ellos: celebridades que han abandonado el medio al tener hijos

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 

Es un hecho que un bebé te cambia la vida por completo. Pero pocos padres realmente pueden dejar su trabajo y sus intereses atrás para dedicarse 100 por ciento a la crianza de sus niños. Tal es el caso de estos famosos, quienes en la cima de su carrera, se despidieron de la fama, el público y los micrófonos para entregarse a la familia. ¡Te contamos sus historias!

Bibi Gaytán

bibi

Bibi Gaytán y Eduardo Capetillo se convirtieron en la pareja de moda a finales de los ochenta. Desde su carrera musical en Timbiriche hasta la protagonización de novelas con fama mundial, Bibi era una de las consentidas de las televisoras y por supuesto, de los fanáticos. Con la llegada de su primer hijo, Bibi fue alejándose de la pantalla y aunque su esposo, Eduardo, sí continúa con su profesión de actor, ella se ha mantenido firme en su decisión de criar a sus hijos, incluso más ahora que sus gemelitos menores apenas tienen tres años.

Allison Lozz

allisonlozz

Siendo tan solo una adolescente, Allison Lozz alcanzó el éxito en poco tiempo –lo que a otras les ha llevado años—. Sin embargo, al cumplir los 18, la mexicana decidió casarse, empezar una familia y dedicarse completamente a su religión. Como Testigo de Jehová, Allison ha sido misionera y en sus redes se ve lo entregada que está a sus hijas y a su comunidad. En reiteradas ocasiones Lozz le ha respondido a sus fanáticos que jamás volvería a las telenovelas.

Angélica Rivera

angelica

Si bien no desapareció por completo de las pantallas, Angélica Rivera cambió las mieles de su profesión (y de ser una de las actrices favoritas del medio) por su título de Primera Dama de la República, al casarse con Enrique Peña Nieto, presidente de México. Desde ese entonces ha puesto su interés en la política y en seguir criando a sus hijas (además de convivir con sus hijastros).

Flavio César

flavio cesar

Todo apuntaba a que Flavio César se convertiría en el próximo Ricky Martin del mundo –su impresionante físico, un carisma de otro mundo y talento a desbordar lo catalogaban como el galán de la época. Tras su éxito como protagonista en Agujetas de color de rosa, Flavio, rechazó un sinfín de oportunidades profesionales para seguir su religión cristiana y levantar a sus hijos “como debía ser”. Aunque hoy en día mantiene su vocación de cantante de música cristiana, el mexicano asegura que no volvería a la pantalla chica.

Stephanie Salas

stephanie

Como parte de la dinastía Pinal, Stephanie estaba destinada al éxito desde pequeñita. De adolescente gozó de la fama como cantante y actriz (y no era extraño que la compararan con su tía, Alejandra Guzmán). Pero la vida le cambió cuando se embarazó de su amigo y vecino  Luis Miguel, con quién no tuvo una relación formal en ese entonces. La paternidad del “Sol de México” fue confirmada apenas hace unos años, por lo que Stephanie ha tenido que vivir bajo el escrutinio de los medios. Desde principio de los noventa, Salas decidió alejarse de las pantallas para criar a su hija, regresando ocasionalmente para pequeños proyectos.

Adela Noriega

adela

La mexicana fue otra que se convirtió en la reina de las telenovelas, llegando incluso a opacar a Thalía. Y a pesar de que siempre supo mantener su vida privada a un lado, el escándalo estalló cuando, a los 20 años, se embarazó del Presidente en turno, Carlos Salinas de Gortari. El acoso por parte de la prensa y la esposa de Salinas, Cecilia Occelli, fueron tan grandes, que Noriega dio a luz y enseguida se refugió en los Estados Unidos, donde permaneció hasta 1997 (año en que Salinas de Gortari terminó su mandato) criando sola a su hijo y regresó a su país. Actualmente no se sabe nada de ella y aunque incursionó en varios programas televisivos, jamás volvió a obtener a su “estatus” de celebridad.

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios