Madre decidió tener a su hija sin cerebro para poder donar sus órganos

 
bytes
 
 
         
 
 

Pocas personas tienen la bendición de encontrar milagros hasta en los más tristes momentos. Así ha sido para la joven madre Keri Young, de Oklahoma, quien en febrero dio de qué hablar al anunciar que su hija venía al mundo con una enfermedad terminal y contra todo pronóstico, decidía continuar con su embarazo para donar sus órganos.

Esta semana volvió a ser noticia al dar a luz a Eva Grace el 17 de abril. “Le dijimos hola y adiós”, escribió el padre de la criatura, Royce Young, en su Facebook. La pareja ha compartido toda la experiencia en sus redes, declarando que la pequeña Eva sufría de anencefalia, una afección donde los niños nacen sin cerebro y cráneo, y mueren a las pocas horas de nacidos.

Young1

“Frente a las terribles opciones hemos decidido continuar el embarazo, por lo que Eva, que literalmente significa vida, va a crecer fuerte y a dar vida a múltiples personas a través de la donación de órganos”, señaló Keri en su momento.

En una dulce foto familiar, la familia Young, junto a su hijo mayor, Harrison, anunció la llegada y la despedida de Eva, catalogada como “perfecta en su propia forma”.  Royce, escritor de profesión, jamás cesó de declarar su admiración por el acto tan valiente de su mujer, quien llevó el embarazo hasta término completo sin desplomarse o dudar ni un segundo de su decisión. En palabras de su esposo, “Kari ha sido una superhéroe, al igual que Eva”. El padre había dicho en su momento que en las “pocas horas o días que la niña tenga de vida, hará más por este mundo que lo que él haga hasta el día de su muerte”.

young3

“Nunca esperamos por un milagro. Sabemos que Eva no va a vivir. Pero hay otros niños y familias que sí esperan por un milagro desesperadamente. Sus riñones o hígado están fallando… Ellos merecen vida, y quizás ahora se mantienen rezando por eso. Eva podría ser la respuesta a sus suplicas”, había confesado la madre.

La valentía y el coraje de Kari nos hacen reflexionar sobre la vida. Sin egoísmo y con toda la fortaleza que una mujer en su situación puede tener, decidió ver más allá de la desgracia y regalar, en nombre de Eva, esperanza y luz a los más necesitados. Un acto que demuestra que su hija vino a cumplir un propósito más grande del que podríamos imaginar.

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios