skin
skin Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

Los niños y la batalla contra la obesidad

 
Dos nuevos estudios realizados en Europa establecieron que los niños menores de 10 años que fueron puestos en programas específicos para bajar de peso tienen mayor posibilidad de llegar a la edad adulta sin este problema.
 
Los niños y la batalla contra la obesidad Los programas de pérdida de peso para niños pueden resultar efectivos, y su aplicación temprana puede aumentar sus posibilidades de éxito, de acuerdo a lo arrojado por un par de estudios
              
 

Los programas de pérdida de peso para niños pueden resultar efectivos, y su aplicación temprana puede aumentar sus posibilidades de éxito, de acuerdo a lo arrojado por un par de estudios médicos.

“Lo que notamos es que la intervención temprana realmente puede tener un gran impacto en el aumento de peso en los niños”, dijo la doctora Elsie Taveras, pediatra de la Escuela de medicina de Harvard y el Hospital infantil de Boston.

En uno de los estudios presentados, los científicos daneses encontraron que niños entre los 3 y 5 años que sufrían de sobrepeso vieron beneficios de los planes para bajar de peso incluso meses después de que los mismos concluyeran. Un reporte suizo mostró que, comparados con los adolescentes, los niños de hasta 10 años tienen un mejor control sobre su peso. Ambos estudios se presentaron la semana pasada en los Archivos de medicina adolescente y pediátrica. El peso excesivo presentado en la niñez, en muchas ocasiones prevalece en la vida adulta causando afecciones cardíacas y diabetes, entre otras enfermedades.

Tavera explicó que prestar atención al peso de los niños es una forma prometedora de evitar la epidemia global de obesidad. En el 2008 un tercio de los jóvenes estadounidenses eran obesos o sufrían de sobrepeso, de acuerdo con datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Aunque en menor escala que en Estados Unidos, el número de niño obesos en Europa también ha escalado.

El estudio danés, liderado por el doctor Gianni Bocca del Beatrix Children’s Hospital, se basó en 75 niños con sobrepeso quienes fueron asignados de manera aleatoria a cuidado regular o a programas intensivos de pérdida de peso. Este último duraba cuatro meses e incluía 25 sesiones con consejos de dieta, ejercicio e instrucción de comportamiento exclusiva para los padres. Después de un año, los niños en cuidado regular habían subido un promedio de 6.8 libras, mientras que los que hicieron parte del programa de pérdida de peso aumentaron un promedio de 4.2, lo que es normal para niños en etapa de crecimiento. Las diferencias también se notaron en el índice de masa corporal de los menores.

Los programas de pérdida de peso están disponibles a través de muchos proveedores de salud en Estados Unidos y en muchas oportunidades son cubiertos por los seguros médicos. Las familias interesadas en ayudar a sus hijos a superar los problemas de sobrepeso también pueden a contactar a los departamentos de salud pública.

Foto: Hemera

 
 
 
 

Comentarios