Thalía: “Como mamá soy bipolar: súper divertida y juguetona, pero, a la vez, muy estricta”

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 

Foto:Ryan Liu / Getty Images.

LA BUENA energía de Thalía es contagiosa. Basta con estar cerca de ella apenas un momento para llenarse de su luz y sentirse inmediatamente feliz. Este espíritu, que admite haber heredado de su madre, es el mismo que gobierna su hogar, donde suelen decirse las cosas cantando o salir corriendo a chapotear cuando viene la lluvia. Es que, para Thalía, que sus hijos sean felices es una de las premisas más importantes que tiene en su rol de mamá.

¿Qué es la maternidad para ti?

Es tener la responsabilidad hermosa de cuidar a unos seres que la vida, Dios o el destino te ha puesto en las manos. Están ahí para que tú les des las herramientas para que puedan triunfar y llevar su vida de una forma digna. Pero no te pertenecen.

¿Cómo te defines tú como mamá?

Yo soy bipolar con mis hijos [risas]. Soy tremendamente divertida y juguetona, otra niña más junto con ellos, pero, a la vez, extremadamente estricta. Creo que los niños agradecen las barreras que les pones y ese “Hasta aquí”. Así ellos entienden que hay reglas en esta vida y que uno no puede andar por ahí como un caballo salvaje.

Cuando viajas a Latinoamérica, ¿llevas contigo a Sabrina y Matthew?

No, cuando voy a trabajar yo estoy dedicada a eso. Mi marido y yo tenemos el arreglo de que, si él tiene que viajar, yo me quedo con mis niños en casa y, si yo estoy trabajando, se queda él. De ese modo, los chicos siempre están con uno de nosotros. Mis hijos no tienen por qué vivir la excentricidad esta que yo escogí.

En tu hogar, ¿de qué modo transmiten las tradiciones?

Nosotros disfrutamos mucho de la comida y las costumbres latinas: celebramos el Día de los Muertos; en vez de la tooth fairy, llega el ratón, y el día de los Tres Reyes Magos se come rosca. Además, como mi esposo es ítalo-americano, vivimos y honramos Italia, México y Estados Unidos, todo mezclado y a la vez.

¿Cómo es la personalidad de cada uno de tus hijos?

Ambos son muy amorosos y bellos. Sabrina es alguien que ama ver a la otra persona feliz y sorprender a la gente. Trata de reconfortar a las personas si las ve mal. Matthew parece un bibliotecario, un señor que se sabe todo y al que le encantan los libros.

¿Hay algo con lo que tus niños te dan guerra?

Sí, cuando se pican el uno al otro. En esos casos, yo ya decidí decirles que hablen entre ellos sin involucrarme y que al final me muestren cómo se dan un abrazo. Es que, gracias a Dios, ahorita estamos sus padres, pero en la vida no sabes lo que va a pasar. Ellos se tienen entre sí: deben amarse, cuidarse y arreglar sus problemas.

Sabrina ya no es una niña pequeña. ¿A qué desafíos te enfrenta esta nueva etapa?

Es una situación emocional que de pronto te sorprende, pero a la vez entiendes que ella está desarrollando su identidad y poniendo sus propias barreras. Sabrina está entendiendo hacia dónde va, qué es lo que quiere, qué está pasando en su cuerpo. Hay que estar ahí con paciencia y cubetas de amor. Y respirar o hacer lo que sea que te tranquilice porque, sí, sin dudas son momentos de mucho reto para una madre y una niña.

¿Dónde encuentras tú esa calma?

No hay dudas de que como madre necesitas momentos para ti. A veces se te olvida que tienes que ser feliz tú también como ser humano, como persona, como mujer y que debes realizarte, tener tus sueños, tus ideas, crear tu propio destino. No solamente fusionarte en una cosa llamada familia y perder tu identidad ahí. Para hacer feliz a la familia, tienes que ser feliz tú.

¿Crees que alguno de tus hijos podría seguir tus pasos?

No. Y no porque no tengan talento. Al contrario, ¡lo tienen de sobra! Pero a ellos les interesa otra cosa. Sabrina edita videos y le gusta mucho la animación. Hace personajes y sus cortos. Matthew es un escritor al que le encanta fantasear y crear sus propias historias. Hasta me pidió que le comprase una máquina de escribir: ¡Es de otro mundo!

¿De qué modo se cuela la música en tu casa?

Nosotros nos la pasamos cantando, inventando melodías y canciones. Todo lo hablamos cantando. De pronto mi marido, Tommy [Mottola], agarra la guitarra y empieza a hacer un acorde, y se pone a cantar algo. Luego yo le agrego algo y los chicos bailan, añadiendo sus partes. Siempre hay música en casa, estamos todo el tiempo componiendo y creando.

¿En qué cosas empoderas a tus hijos?

Yo siempre los impulso para que mantengan la intuición, porque es algo que los va a acompañar toda la vida. A pesar de que les digan que no o les cierren las puertas, ellos deben buscar su sí. Deben meterse, romper ventanas, puertas, colarse y lograr eso en lo que ellos creen.

MODELO DE MUJER

“Mi madre era una mujer muy positiva, y yo creo que eso se me quedó: a cualquier cosa le doy la vuelta y le saco la broma. Es algo importante en la vida reírte de las cosas, no tomarte nada demasiado en serio”.

productosADRIA BY THALÍA.

La más nueva de las marcas que tiene la cantante como empresaria viene a cumplir un sueño que tenía desde niña: “Me encantaba jugar con mi cabello y ahora pude crear una línea de productos que utiliza aguacate, coco y agave como ingredientes: todas cosas que mi abuela y mi mamá untaban entonces en mi pelo”, cuenta.

 

 

Esta entrevista fue publicada originalmente en la revista Parents Latina, Agosto/Septiembre 2019. 

Foto productos: Peter Adito

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 
 

comentarios